Delfincar

Whatsapp +34 663 321 247 | Teléfono +34 965 814 816 | Horario: Lunes a Viernes de 08:30 a 13:30 y de 15:30 a 19:00 horas

Turbocompresor de segunda mano

El turbocompresor del coche es una pieza mecánica que ayuda a que los motores pequeños rindan más y consuman menos. Gracias a él conseguimos una mejora en la potencia y las prestaciones de nuestro vehículo. Cada vez son más los fabricantes que optan por estas piezas ya que se han corregido sus errores y se ha mejorado su fiabilidad. Al formar parte de motor, es inevitablemente una de las piezas con un coste relativamente elevado para su sustitución. Llegado este momento, conviene elegir un turbocompresor de segunda mano para poner a punto nuestro coche al mejor precio.

Los turbocompresores se utilizan sobre todo en vehículos diésel, aunque cada vez se están incorporando más en los de gasolina. Su funcionamiento es muy básico ya que utiliza los gases generados por el motor para aumentar las revoluciones y generar más potencia. Otra ventaja de los turbos es que gracias a él se abona un impuesto de circulación menor ya que permite una cilindrada más baja. 

Cómo elegir un turbocompresor de segunda mano

La elección de tu turbocompresor usado, debes tener en cuenta las características de tu motor y el tipo de combustible que utiliza tu vehículo. En Delfin Card sabemos que la elección de componentes puede generar muchas dudas. Por eso, en nuestro desguace online ponemos las piezas a tu disposición de una manera fácil y cómoda. Además, si tienes algún problema puedes ponerte en contacto con nosotros y te ayudaremos a elegir tus recambios.

turbocompresor de segunda mano

Mantenimiento del turbocompresor seminuevo

Para un correcto funcionamiento de nuestro turbocompresor, es necesario vigilar ciertos aspectos. El primero de ellos es el intercooler que se encuentra dentro de él. Este componente es el encargado de enfriar los gases necesarios para el funcionamiento del turbo. Es importante un buen enfriamiento de estos gases, si están calientes ocupan más y no permiten al sistema trabajar correctamente. Para prevenir las averías en nuestro turbocompresor de segunda mano, hay que tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Arrancar el vehículo de forma adecuada: Basta con mantenerlo al ralentí un par de minutos. Esto es necesario para que el turbo se lubrique bien y funcione correctamente.
  • Estacionar correctamente: Ocurre lo mismo que al arrancar nuestro coche por lo que también hay que permanecer en ralentí escasos minutos. Así, el turbo se enfriará y lubricará apropiadamente.
  • No subir de revoluciones en frío: Hay que alcanzar una temperatura de entre 80 y 90°C antes de iniciar la marcha. No hacerlo puede generar averías a largo plazo.
  • Evitar apagar el motor de golpe después de una conducción agresiva: El turbo habrá estado a elevadas revoluciones, por lo que al apagar el motor este continuará girando por inercia. Sin embargo, no contará con la lubricación suficiente, por lo que sufrirá roces y se generarán daños en él.

Ventajas de comprar turbocompresor de segunda mano

La compra de componentes de coche usados presenta una serie de beneficios en comparación con la compra de elementos nuevos. En Delfin Card te ofrecemos a continuación una lista de las ventajas que te aporta la compra de recambios de segunda mano: 

  • Repuestos de gran calidad: Aunque son piezas que han sido previamente utilizadas, todavía gozan de gran vida útil y son óptimas para su uso. Nuestros turbocompresores de segunda mano proceden de coches dados de baja definitivamente. Estos ya no puedan circular, pero cuentan en su estructura con componentes en perfecto estado. En nuestro desguace los revisamos y comprobamos su calidad para ofrecerte total seguridad en el uso de tu coche.  
  • Importante ahorro económico: Es la ventaja más importante, ya que se consigue una reducción de hasta un 70% en el precio. Los componentes de un vehículo se desvalorizan rápidamente, por eso podemos ofrecer piezas prácticamente nuevas pero baratas.
  • Fomento del reciclaje: Reutilizar piezas del coche constituye una ayuda fundamental para el medioambiente. No se consume tanto recurso natural y evitamos el vertido de químicos contaminantes nocivos.
  • Seguridad de los recambios: Nuestros mecánicos realizan rigurosos controles y análisis de calidad para corroborar la fiabilidad de los componentes. Nos regimos por diferentes normas ISO para garantizarte una tranquilidad total.
  • Entrega rápida: Desde Delfin Card nos compretemos a entregar tu pedido en un plazo de 24-48 horas. Así podrás instalar tu turbocompresor de segunda mano lo antes posible.

Tipos de turbocompresores

Queremos explicarte los cuatro tipos diferentes de turbocompresores que existen para que sepas cuáles son sus características:

  • Turbocompresor de geometría fija: No presentan piezas móviles en su estructura, por lo que son los más económicos y fiables.  Sin embargo, presentan el peor tiempo de respuesta en su funcionamiento.
  • Turbocompresor de geometría variable: Son los más frecuentes en los motores diésel. Tienen piezas móviles en su turbina, por lo que aprovechan mejor los gases y aumentan el rendimiento a bajas revoluciones.
  • Compresores: Cuando se llaman compresores a secas, es que no utilizan los gases de escape. Únicamente empujan el propulsor con un aumento del consumo pero responden bien a cualquier número de revoluciones.
  • Turbocompresores twin scroll: Canalizan el aire hacia los cilindros mediante un sistema de cilindros independientes. Son los más modernos y permiten unas prestaciones óptimas independientemente de las revoluciones.

Para cualquier duda o aclaración sobre el turbocompresor de segunda mano, puedes ponerte en contacto con nosotros. Nuestro servicio de Atención al Cliente te atenderá de manera personalizada llamando al 96 581 48 57. También puedes escribir en nuestro formulario de contacto o en el chat de nuestra web para una respuesta inmediata.

Español
Envia un mensaje