Delfincar

Whatsapp +34 663 321 247 | Teléfono +34 965 814 816 | Horario: Lunes a Viernes de 08:30 a 13:30 y de 15:30 a 19:00 horas
Cuidar y cambiar carrocería

Cómo evitar cambiar la carrocería del coche

La carrocería de nuestro coche es su carta de presentación. Todos queremos que nuestro vehículo luzca lo mejor posible, por no hablar de la importancia de que el exterior de nuestro coche esté bien para evitar tener que cambiar la carrocería del coche, para evitar problemas mayores.

No todos los elementos de la carrocería sufren igual. Así, la carrocería frontal suele ser la que más suciedad acumula, mientras que la carrocería lateral está más expuesta a arañazos y rayones de llaves. La carrocería trasera, quizá sea la más sensible a los golpes de otros coches o topes a la hora de aparcar.

En general, un desperfecto en la carrocería puede provocar que la chapa se oxide, permitiendo que se debilite, o incluso que el óxido llegue a otras piezas. Pero, ¿cómo evitar estos problemas?

Lo primero es evitar que la carrocería sufra, dentro de lo que esté en nuestra mano. Tener cuidado al abrir con llave, no exponerlo a terrenos sucios sin necesidad, tener cuidado al aparcar, dejarlo en un garaje o bajo una funda en la medida de lo posible, no aparcarlo bajo el sol o árboles con pájaros, protegerlo de la nieve o la lluvia… Cualquier cuidado que tengamos ayudará a minimizar desperfectos y mantener la carrocería libre de suciedad.

Lo que nos lleva al siguiente punto: debemos lavar el coche con regularidad. Si eres de los que solamente lava el coche cuando llueve, debes saber que esta suciedad deteriora la pintura, y va exponiendo la carrocería a los elementos. Eso sí, debemos limpiarlo con cuidado, evitando errores comunes a la hora de lavar el coche. Un lavado inadecuado puede causar daños mayores.

Además del lavado, un encerado cada 3-6 semanas ayudará a que el coche no sólo se mantenga en mejor estado, también te ayudará a la hora de la limpieza y la hará menos pesada. Del mismo modo, un pulido y cuidado de la pintura cada 2-3 años también reparará pequeños desperfectos invisibles a nuestro ojo.

Y, muy importante también: si localizas un desperfecto, arréglalo cuanto antes. Cualquier arañazo o grieta es una puerta para el óxido. Mientras más tardes en repararlo, más difícil será y más zona se habrá visto afectada.

Sigue estos consejos, y tu coche parecerá nuevo durante más tiempo, además de retrasar cualquier necesidad de cambiar de carrocería.

Español
Envia un mensaje